Martes 9 de Agosto de 2022

  • 21º

SOCIEDAD

3 de marzo de 2022

Bahienses viajaron a Alemania con promesa laboral

Gastón Bossia aseguró que viven “una pesadilla”. Actualmente están en Italia, durmiendo en una casa usurpada y sin dinero para alimentarse.

 

Gastón Bossia es un bahiense que trabajó durante nueve años como trabajador municipal en esta ciudad.

Junto con su mujer y el hijo de ambos, de 6 años, están varados en Italia, tras ser blanco de una estafa en la que le prometieron empleo y, en definitiva, condiciones de vida de las que jamás gozaron. Están durmiendo “de contrabando” en una casa y carecen de ingresos para alimentarse y cubrir las necesidades mínimas.

 

Hoy sólo quieren y necesitan regresar a Bahía para hallar trabajo y reencontrarse con otro hijo del matrimonio que se encuentra en este medio.

“Nosotros salimos el 25 de enero desde Bahía Blanca hacia Alemania con un contrato de trabajo prometido por supuestos alemanes que tenían lavanderías industriales. Estuvimos un año hablando con estas personas por videollamada; es decir que se hacían ver las caras. Prometían trabajo, casa, comida y escuela para mi nene de 6 años, aparte de salud para mi señora que es diabética insulinadependiente. Ellos nos daban aliento para que fuéramos para allá. Vendí todas mis pertenencias y sacamos los pasajes de ida (no me alcanzaba para más que eso) y así empezar una nueva vida y darle un mejor futuro a mi otro hijo que quedó en Argentina y para poder ayudar a mi mamá, que sufre demencia senil y está en un geriátrico”, indicó en el programa “Nunca es tarde” de La Brújula 24.

Relató que sufrieron toda clase de penurias por el incumplimiento de las promesas laborales y de vida que le hicieron. Los tres tuvieron Covid y hoy carecen de condiciones mínimas de sustentación.

“De buenas a primeras nos dijeron que no podían seguir más y nos dejaron en la calle”, enfatizó.

“Estoy haciendo un llamado desesperado. Trabajé como empleado municipal en planta permanente, en la terminal de ómnibus. Renuncié para venirme para acá y ahora lo que estamos tratando es de tener alguna ayuda para comprar los pasajes y poder volver a nuestro país. No tenemos un peso. Espero poder tener una entrevista con el señor Gay para poder reinsertarme como empleado municipal para ganarme el sustento para mantener a mi familia. Es como una pesadilla lo que estamos viviendo”, precisó.Explicó que el contacto con quienes lo engañaron se produjo a través de una página web y el contacto con una persona -Ricardo Troeger- con la que tuvieron las videollamadas. “Es una especie de mafia que recluta gente con falsas promesas para ellos cobrar cada contrato que le paga el gobierno alemán”, indicó.Fuente La Brújula 24.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!