Martes 22 de Junio de 2021

  • 21º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

SOCIEDAD

14 de febrero de 2019

Directora de tránsito alcoholizada involucrada en choque

Pésimo ejemplo social

  La Directora de Tránsito de la ciudad de Zárate, Soledad McNally, se resistió al test de alcoholemia -que dio positivo- luego de que chocara en la ruta 133.  El siniestro se produjo en la madrugada del domingo cuando McNally iba en su auto conducido por su marido, el sindicalista Ángel Derosso. Embistieron de atrás a un vehículo, cuyos ocupantes resultaron heridos, y tuvieron que ser internados. Cuando se les realizó el test de alcoholemia, que, según la policía que intervino, la funcionaria resistió “de manera belicosa y provocadora”, el conductor registró 1.05 gramos por litro de sangre, y ella, que iba de acompañante, 0.60 gramos por litro de sangre. Según la misma fuente, la mujer explicó que "al ser funcionaria municipal no se le debía hacer intervención alguna. *                                                                         

    Resulta aberrante que la más alta autoridad responsable de fiscalizar en su ciudad el cumplimiento de las normas de tránsito no las respete, poniendo en riesgo su vida y las de los demás y dando un nefasto ejemplo a la sociedad. Y en este caso, además, exhibiendo una enorme irresponsabilidad y temeridad, incumpliendo su deber como funcionaria pública y ciudadana, ya que, si bien ella no estaba conduciendo, viajaba de acompañante, y permitió que su esposo condujera luego de haber bebido alcohol, resistiéndose a la prueba de alcoholemia.

   ¿Con qué autoridad moral puede un Intendente, un Director de la Agencia Nacional o Provincial o Municipal de Seguridad Vial, un inspector de tránsito o un policía exigirles a los ciudadanos que cumplan con las normas si ellos las ignoran? No solo ponen en riesgo sus vidas y las de los demás, sino que suman descrédito y alientan el desapego a las normas en el ciudadano común, siempre propenso a desconocerlas si considera que no le convienen.

        Desde Luchemos por la Vida hemos podido constatar en fotos y/o filmaciones de apariciones públicas, y  en las  frecuentes denuncias que recibimos en nuestra página en Internet una inquietante cantidad de altos funcionarios, ministros, legisladores y jefes de gobierno, que no usan el cinturón de seguridad, algunos que han sido detectados conduciendo alcoholizados y/o con exceso de velocidad, incluso el caso del intendente Barboza de Arroyo del Medio, Misiones, que llegó a matar conduciendo en completo estado de ebriedad. Si bien todos tenemos la obligación de respetar las normas de tránsito, resulta imprescindible que las autoridades sean ejemplares en esto ya que son ellos quienes gobiernan, en muchos casos legislan y en otros fiscalizan las calles para asegurar el cumplimiento de las leyes y sancionar a los transgresores.

     Urge además que el Congreso sancione la ley pendiente de los Delitos contra la Seguridad Vial, en especial el de la conducción alcoholizada en alto grado (ver la propuesta de legislación de LxV).  Luchemos por la Vida Asociación Civil

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!