Viernes 27 de Noviembre de 2020

  • 32.1º
  • Mayormente soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

SOCIEDAD

3 de noviembre de 2017

Lujan Avondet sufrió tres paros cardíacos, dos de ellos adentro del restaurant

Una moza logró salvarle la vida a un policía en un restaurant bahiense

Lujan Avondet cumplirá 47 años dentro de un par de semanas. Sin embargo, tranquilamente se podría decir que volvió a nacer el pasado 14 de octubre, cuando una moza del restaurant On Wok (Fuerte Argentino 571) logró salvarle la vida practicándole RCP (reanimación cardiopulmonar).

Según le contó el ex comisario de la Primera y ahora subjefe departamental a la Redacción de La Brújula 24, Daniela Ávila, con 23 años, se hizo cargo de una situación extrema y lo rescató de dos paros cardíacos.

"Para festejar el Día de la Madre, el sábado previo salí a cenar con mi mujer y fuimos a On Wok. Miré la carta y después de elegir el menú, me dijeron que había 40 o 50 minutos de espera. Cuando me levanto para alcanzarle la carta a la moza y cuando me voy a sentar nuevamente, me desplomé arriba de la mesa", contó Luján.

"En la desesperación, la gente pidió una ambulancia, pero enseguida vino la bachera que sabía hacer RCP. Me hizo la reanimación y logró que vuelva a respirar. Luego hice otro paro y nuevamente me volvió a reanimar. Recién ahí llegó la ambulancia, donde también hice otro paro”, agregó.

En un primer momento, los médicos no eran demasiado optimistas respecto a la situación de Avondet, ya que no sabían exactamente el tiempo que había permanecido sin oxígeno.

“En el Hospital Español se quedaron asombrados de que no me habían quedado secuelas", contó

Según comentó, el policía nunca había tenido un síntoma y no registra antecedentes familiares. Los médicos le mencionaron que sufrió el Síndrome de Brugada, una enfermedad caracterizada por una anormalidad electrocardiográfica. Por eso y una vez recuperado, le colocaron un desfibrilador.

Tras el hecho, Daniela quedó conmocionada y durante varios días estuvo en estado de shock. De todas maneras, eso no la privó de ir a visitar a Avondet al hospital.

"Asumió un riesgo increíble y se hizo cargo de una responsabilidad muy grande a pesar de los pocos años que tiene. La semana pasada volví al restaurant a disculparme por los daños que había ocasionado y cuando me recibieron, parecía que habían visto a un fantasma", dijo, ahora, entre risas.   Fuente La Brújula 24

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Sociedad
Susto en Cuyo
Sociedad
Santa Rosa

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »