Lunes 19 de Abril de 2021

  • 21º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLICIALES

9 de agosto de 2016

López Mallo

Inesperada resolución de la causa judicial del coto Loma Negra

Inesperada resolución de la causa judicial del coto Loma Negra. El principal acusado quieren enmendar la estafa de la que se lo acusa y cerrar el caso. El beneficio del juicio a prueba fue presentado por la defensora oficial Silvina Blanco.

Luego de que fuera declarado en “rebeldía” por la Justicia pampeana, el principal acusado por la presunta estafa en la compraventa del coto de caza Loma Negra, Antonio Gabriel López Mallo, se presentó sorpresivamente en la Cámara del Crimen y, a través de la defensora oficial Silvina Gómez Blanco, pidió la suspensión del juicio a prueba mediante el ofrecimiento de una “recompensa dineraria” de 1.850.000 pesos a cambio de cerrar la causa sin condena alguna.

Ese novedoso dato fue brindado a El Diario por el abogado José Bibiano Cedrún Gutiérrez, patrocinante legal de los españoles Gonzalo Jiménez Rodríguez Villa y Luis Alberto Bello Contreras, dueños originales del coto a partir de la sociedad denominada “Macarena Ranch”, de la que López Mallo también era integrante y apoderado.

Actualmente el letrado está en España, lugar al que viajó para entrevistarse con sus clientes dados los resultados de la última audiencia judicial realizada a principios del mes de junio de este año.

“Aprovechando mi ausencia del país, con conocimiento de la Justicia y de López Mallo, la defensora oficial de este, Silvina Gómez Blanco, solicitó a la Cámara del Crimen presidida por la doctora Alejandra Ongaro la suspensión del juicio a prueba, donde sorpresiva y sorprendentemente López Mallo ofreció una recompensa dineraria de 1.850.000 pesos a pagar en cuatro cuotas y con ello evitar el juicio oral”, contó Cedrún Gutiérrez.

“Esto es una verdadera maniobra inmoral y desprovista de toda ética profesional, de quienes sabiendo de mi ausencia en el país aprovechan la circunstancia para cerrar sin condena alguna y lograr la impunidad de los estafadores sin ir a la cárcel”, añadió.

Y agregó: “Es una vergüenza que la Justicia pampeana no dé oportunidad de defensa a la hora de hacer valer los derechos de las víctimas”.

“López Mallo está ofreciendo esta suma de dinero (1.850.000 pesos) cuando en realidad el valor del coto de caza del que se apropiaron indebidamente supera ese monto pero en dólares... Así, de esta manera, se quiere cerrar una historia vergonzosa y liberar de culpa y cargo a todos los involucrados”, apuntó.

Cedrún Gutiérrez también reveló: “Yo hice presentar un escrito pidiendo que se postergue la audiencia fijada para un debate que ya no es tal (está prevista para el próximo 12 de agosto a las diez de la mañana) y la jueza ya me la negó diciendo que lo que tenga que decir lo haga por escrito”.

“La oferta debió ser la devolución del coto o el equivalente a valores actuales conforme a las mejoras que sus verdaderos dueños introdujeron. Espero que la jueza no haga lugar al pedido de López Mallo, que por otra parte creo que tiene antecedentes”, completó.

Audiencia y rebeldía

El pasado 7 de junio se había dado el puntapié inicial en el fuero civil a la causa ya iniciada en el ámbito penal por la presunta “estafa” cometida en la compraventa del coto de caza Loma Negra. La novedad más saliente había sido el faltazo del principal acusado, Antonio López Mallo, quien fue declarado en rebeldía.

“Estuvimos todos menos López Mallo... Ni él, ni nadie que lo represente”, dijo en aquel momento el abogado José Bibiano Cedrún Gutiérrez, patrocinante de los socios de la firma “Macarena Ranch”. El representante legal de la empresa es el abogado local Esteban Torroba.

Y avisó que ese mismo día iba a presentar un escrito al juez de la causa, Guillermo Salas, porque para la postergación prevista para el mes de agosto él no estaría en el país.
“Esperemos que no haya ningún inconveniente en postergar las audiencias, ya que no es la primera vez que López Mallo es declarado en rebeldía debido a que hizo lo mismo en la causa penal, a pesar de que ahora salvó esa situación fijando un nuevo domicilio”, destacó.

La presencia de un fotógrafo de este diario en aquella audiencia generó un clima tenso entre los codemandados: el empresario local Pablo Pizarro (comprador original del coto), Rodolfo Nelson González (comprador posterior del coto) y Paola Montero (la escribana interviniente).

La primera en quejarse por la presencia del trabajador de prensa fue la escribana Montero. Le siguió en la protesta el empresario bonaerense González. “El fotógrafo tiene que entrar para hacer su trabajo, al que no le gusta que se levante y salga un momento...”, les aclaró el juez Salas. Acto seguido, no quedó nadie en la sala.
Los abogados patrocinantes de los diferentes codemandados son José Mario Aguerrido y Martín Marcelo Matzkin.

Cuestionada compraventa

El coto de caza “Loma Negra” era propiedad de Macarena Ranch S.A., una sociedad integrada por los españoles Gonzalo Jiménez Rodríguez Villa, Luis Alberto Bello Contreras y Antonio Gabriel López Mallo, este último apoderado de la firma.

López Mallo fue designado como presidente del directorio de la empresa dado que era el único de los tres que residía en Argentina. Sin embargo, en el año 2010, de acuerdo con la versión del abogado José Bibiano Cedrún Gutiérrez (quien representa a Rodríguez Villa y Bello Contreras), López Mallo “instrumentó una maniobra fraudulenta”, “falsificó actas de asamblea y de directorio” y vendió el campo a Pablo y Carolina Pizarro, dos hermanos que actualmente viven en Santa Rosa, por la suma de “120.000 dólares”.

El inmueble había sido ofrecido inicialmente a la venta en 2.700.000 dólares, pero se fue reduciendo -en la oferta en Internet- a 375.000 dólares. Al poco tiempo, el coto fue comprado por Rodolfo Nelson González en 150.000 dólares.

La escribana de aquella operación, Paola Montero, fue acusada de incumplimiento de deberes de funcionario público y defraudación por administración infiel. Además, recibió en el mes de marzo del año 2014 un apercibimiento del Colegio de Escribanos a raíz de su intervención notarial en la venta del coto.

La escribana fue procesada en un primer momento por el TIP. El juez Pablo Balaguer dijo que las firmas de los dos socios españoles de López Mallo (quienes estaban fuera del país) eran “burdas” imitaciones y que el 14 de septiembre de 2010 la escribana Montero recibió una carta documento en la que le advertían que se abstuviera de cualquier actividad notarial con ese inmueble rural. Montero igualmente inscribió el bien a favor de los hermanos Pizarro el 16 de septiembre de 2010. Después, el juez Daniel Sáez Zamora la sobreseyó.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!