Miércoles 25 de Noviembre de 2020

  • 26.5º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLICIALES

13 de octubre de 2015

Venta del coto Loma Negra: ordenan la captura de Antonio López Mallo

La causa penal -que sostiene el abogado José Bibiano Cedrún Gutiérrez- también tiene en la mira a Carolina Pizarro, Pablo Pizarro y Rodolfo González.

La Cámara del Crimen 1 declaró en “rebeldía” y ordenó la “detención” de Antonio López Mallo, uno de los procesados por la supuesta venta irregular del coto de caza Loma Negra y acusado del presunto delito de estafa. De acuerdo a lo que pudo saber El Diario, la decisión se tomó el 12 de agosto de este año pero recién trascendió ahora. 

El argumento del Tribunal que preside la jueza Alejandra Ongaro, es que López Mallo se ausentó del domicilio fijado “sin la previa autorización” de la Justicia.

La causa penal -que sostiene el abogado José Bibiano Cedrún Gutiérrez- se sigue también (además de López Mallo) contra Carolina Pizarro, Pablo Pizarro y Rodolfo González. López Mallo había fijado domicilio en Carlos Paz, pero ahora ni la Justicia ni la Policía lo pueden hallar. El abogado Cedrún Gutiérrez asegura que está en la misma ciudad cordobesa pero en otra casa diferente.

En los primeros días de este año, el mismo abogado había solicitado una nueva declaración de la escribana santarroseña Ana María Picca para que responda una pregunta clave en la causa. Picca ya declaró el año pasado, pero en sus intervenciones no explicó su tarea en algo que la podría comprometer.

Para la venta de ese coto de caza se habrían fraguado asambleas de la sociedad propietaria del mismo. Precisamente algunos de los accionistas advirtieron de esa maniobra, pero la venta se realizó igual. La escribana Ana María Picca debió dejar constancia de la advertencia de esos problemas, a través de una “minuta insistida”.

Cedrún Gutiérrez reiteró en el escrito que pide la nueva declaración de la escribana Picca y la indagatoria de los cuatro: López Mallo, los Pizarro y González. Desde el año 2010 que sostiene -infructuosamente- ese reclamo ante la Justicia pampeana.

Rebelde 

El escrito judicial al que tuvo acceso este diario, fechado el 12 de agosto de este año, precisa que en la causa Nº 03/15 caratulada “López Mallo, Antonio Gabriel S/estafa” se dictó la siguiente resolución: “...hacer lugar a la prueba propuesta por el señor agente fiscal (con excepción de lo solicitado al respecto del comparendo de Luis Alberto Bello Contreras y Gonzalo Giménez Rodríguez Vila, atento a las previsiones del art. 363 inc. 3º del CPP II) Hacer lugar a la prueba propuesta por los Sres. querellantes particulares a excepción del testimonio de Carlos Centurión. Oportunamente ofíciese al Juzgado de Primera Instancia, Civil, Comercial y de Minería nº 3 de esta ciudad, solicitando la remisión del expediente nº 93526, caratulado ‘Establecimiento Macarena Ranch S.A. c/López Mallo, Antonio Gabriel y Otros s/Ordinario’ y al Colegio de Escribanos de La Pampa, el expediente caratulado ‘Montero, Paola Vanesa - Sumario nº 01/2013 y acta labrada nº 883’. Requiérase al Registro Nacional de Reincidencia, informe sobre los antecedentes del imputado de autos. Respecto de la pericial solicitada fíjase fecha para el día 28 de agosto del cte. año a horas 12:00, a efectos de proceder al sorteo correspondiente del perito tasador. No hacer lugar al punto de indemnización de testigos y anticipo de gastos. Atento a lo informado a fs. 1102/1107, habiéndose ausentado Antonio Gabriel López Mallo, del domicilio fijado sin la previa autorización del Tribunal, corresponde declarar su rebeldía y ordenar la detención en calidad de comunicado”.

La venta

El coto de caza “Loma Negra” era propiedad de Macarena Ranch S.A., una sociedad integrada por los españoles Gonzalo Jiménez Rodríguez Villa, Luis Alberto Bello Contreras y Antonio Gabriel López Mallo, este último apoderado de la firma.

López Mallo fue designado como presidente del directorio de la firma dado que era el único de los tres que residía en Argentina. Sin embargo, en el año 2010, de acuerdo con la versión del abogado José Bibiano Cedrún Gutiérrez (quien representa a Rodríguez Villa y Bello Contreras), López Mallo “instrumentó una maniobra fraudulenta”, “falsificó actas de asamblea y de directorio” y vendió el campo a Pablo y Carolina Pizarro, dos hermanos que actualmente viven en Santa Rosa, por la suma de “120.000 dólares”.

El inmueble había sido ofrecido inicialmente a la venta en 2.700.000 dólares, pero se fue reduciendo -en la oferta en Internet- a 375.000 dólares. Al poco tiempo, el coto fue comprado por Rodolfo Nelson González en 150.000 dólares.

La escribana de aquella operación, Paola Montero, fue acusada de incumplimiento de deberes de funcionario público y defraudación por administración infiel. Además, recibió en el mes de marzo del año pasado un apercibimiento del Colegio de Escribanos a raíz de su intervención notarial en la venta del coto.

La escribana fue procesada en un primer momento por el TIP. El juez Pablo Balaguer dijo que las firmas de los dos socios españoles de López Mallo (quienes estaban fuera del país) eran “burdas” imitaciones y que el 14 de septiembre de 2010 la escribana Montero recibió una carta documento en la que le advertían que se abstuviera de cualquier actividad notarial con ese inmueble rural. Montero igualmente inscribió el bien a favor de los hermanos Pizarro el 16 de septiembre de 2010. Después, el juez Daniel Sáez Zamora la sobreseyó.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

POLICIALES
Río Colorado

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »