Domingo 11 de Abril de 2021

  • 21º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

SOCIALES

21 de septiembre de 2015

DEL ESTÍMULO AL COMPROMISO

Alberto Rantucho: la misión que no se pierde de vista

Por Ricardo Aure / haure@lanueva.com

Alberto Rantucho puede ver con la palabra, con la sonrisa y con esas ganas que se potencian desde quedó ciego.

Aquel joven que dejó la zona rural de Carhué a los 31 años, cuando sus ojos se perdieron en la oscuridad, que en los 80 llegó a Bahía Blanca para completar el secundario en el ex Colegio Nacional, y que se graduó de abogado en la Universidad Nacional de La Plata, también como alumno libre, se ha transformado en este abuelo feliz que disfruta del reconocimiento de su tarea solidaria.

Por “Compartiendo valores”, el programa de televisión que desde hace 3 años conduce, Alberto Rantucho recibió el jueves 10 de este mes el Premio Caduceo que le otorgó el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires. Lo recibió de manos del periodista Osvaldo Granados.

Estímulo, compromiso y responsabilidad es lo que siente decir sobre todo lo que le genera esta distinción, que resalta la tarea integradora que es posible impulsar en los medios de comunicación.

“Fui con Martín y Mariana, dos de mis hijos. Fue muy lindo por ese momento pero por sobre todo porque refleja las muchas satisfacciones que recibo al rescatar la labor de instituciones de la ciudad y la región que se brindan por la comunidad. De todos modos, lo más gratificante es comprobar cuánta gente ofrenda su esfuerzo por el prójimo en forma desinteresada”.

Por estos días Alberto prolonga su camino por distintas ciudades de la zona, donde presenta “Laberintos de la vida”, su autobiografía, que pronto llevará a Puan, Darregueira, que luego proyectará a Córdoba y, en 2016, a la Feria del Libro de Buenos Aires.

“A veces me cuesta creer que me pase todo esto”, dice sobre la repercusión de su misión, que se testimonia en llamados desde lejanos puntos del país. Uno de ellos fue del conocido locutor Fernando Bravo.

¿Qué prueba este presente? Para Alberto, que la vida da posibilidades para superarse.

“Mi discapacidad cambió mis proyectos. Se me cerraron los ojos pero se me abrieron muchas puertas y conté, y cuento, con el vigor de mi familia y mis amigos”.

A los 67 años, Alberto Rantucho continúa compartiendo valores mientras avanza por los laberintos de la vida.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!