Miércoles 20 de Enero de 2021

  • 21º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

NACIONALES

30 de agosto de 2015

EN EL DISTRITO DE VILLARINO

La cebolla sigue por las nubes, pero los productores ya no tienen dinero

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

“Por acá andan muchos gauchos buscando tierra para sembrar, pero la realidad es otra: los productores ya no tenemos bolsillo para afrontar otra siembra en las condiciones ideales”, dijo Carlos Roberto Dumrauf, vicepresidente de la Asociación de Productores de Villarino Sur (Aprovis).

La situación sucede en un contexto particular, ya que el precio del kilo de cebolla en góndola en la región promedia 40 pesos, y no hay perspectivas, al menos para las venideras dos semanas, de una caída que lo acerque a los $ 5 en que se había ubicado hace tres meses.

“Quedamos muy golpeados por la última campaña. Al principio no hubo agua, luego demasiada... ¡y hasta nos atacó la chinche diminuta! Ahí se produjeron las lastimaduras en las plantas y, por allí, el ingreso de las bacterias que provocaron la gota de agua. Peor, imposible”, explicó Dumrauf, quien produce cebolla desde 1978.

“¿Si es rentable ser cebollero? Hay de todo. Pero hoy pasa por manejar mucho volumen para poder entrar en el mercado. Es una actividad compleja, como todo rubro del campo que se trabaja a cielo abierto. Al no tener rentabilidad segura, los pequeños productores no tenemos salida”, explicó.

Para sortear esta presión, Dumrauf, quien alquila un campo de 177 hectáreas a 3.000 metros hacia el oeste de Mayor Buratovich. Hace una producción mixta: también siembra maíz y tiene un pequeño rodeo de vacunos.

“Es para que cierre la ecuación económica. El maíz me sirve para alimentar a las vacas”, aclaró.

Para la campaña 2015/2016 se esperan sembrar unas 12.000 hectáreas para cebolla, lejos de las 20.000 Has. de momentos de gloria.

“De todos modos esta es una zona para sembrar no más allá de las 12.000 hectáreas. Solo así el negocio podría cerrarle a todos. El tema es quién toma semejante decisión”, admitió.

Para la campaña 2014/2015 Dumrauf sembró solo dos hectáreas de cebolla, pero ahora incrementó otras 13.

“Había sembrado poco porque no había incentivos y, además, los costos eran muy altos. Bueno, como ahora...”, sostuvo.

Para Dumrauf, hacer una hectárea de cebolla con toda la tecnología cuesta alrededor de 30.000 pesos.

“Para la exportación nos siguen pagando casi lo mismo, porque el dólar no se mueve, aunque para la siembra todos los productos que utilizamos se mueven al ritmo del dólar blue. Por eso las cuentas no cierran. Lo digo para condiciones normales y no respecto de lo que sucede ahora porque no hay cebolla”, argumentó.

Dumrauf sostuvo que, para poder competir con Brasil respecto de la cebolla, lo ideal sería contar con un dólar a 12,50 pesos (NdR: anteayer cerró a $ 9,25).

Respecto del precio en góndola, señaló que se mantendrá un tiempo más.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!