Domingo 24 de Octubre de 2021

  • 21º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

JUDICIALES

17 de agosto de 2021

Estafa a una docente

Se vulneró la seguridad de la cuenta bancaria

La investigación del fraude a una trabajadora santarroseña permitió detectar empresas y particulares a quienes se transfirió dinero desde su cuenta. El fiscal Máximo Paulucci aludió a organizaciones con "ingeniería capacitada" que sustraen datos mediante "modus operandi sofisticados".

El fiscal que investiga la estafa a una trabajadora docente a la que le vaciaron su cuenta-sueldo en el Banco de La Pampa, ya tiene confirmado que hubo una falla en la seguridad de la tarjeta de débito que opera mediante la Red Link.

Máximo Paulucci, el fiscal a cargo del caso, aludió en diálogo con El Diario al notable crecimiento de delitos de este tipo y alertó sobre organizaciones y modus operandi “sofisticados, con una ingeniería en la que hay gente capacitada para sustraer datos a los usuarios o a los bancos directamente”.

Reafirmó que en esta situación que involucra a la docente, “todo obedeció a una acción delictiva que no la tuvo como protagonista, ella es una víctima de la sustracción de datos de seguridad”.

Destino identificado

El fiscal confirmó que su equipo de investigadores pudo identificar el destino de las transferencias: “Hay personas físicas y comercios, no de la provincia, donde fueron derivadas las transferencias”, aseveró Paulucci.

El funcionario ratificó en diálogo con El Diario que “arrancamos con la investigación desde el momento de la denuncia, pedimos información al Banco de La Pampa para saber qué podría haber pasado y está muy claro que fueron pagos electrónicos inmediatos que hacen a esa suma total”: unos $130.000 (vaciaron la cuenta-sueldo y sacaron un “adelanto” salarial).

El fiscal explicó que tras la formalización de la presentación se pidió información a otras empresas, algunas privadas, eCommerce, o Mercado Libre, y a partir de ahí “seguimos la ruta de dinero, para saber qué se pagó y en beneficio de quién”.

“Averiguamos quiénes son las personas particulares detrás de la maniobra, que no serían de acá”, reiteró el fiscal.

No hubo descuido ni negligencia

Aseveró que la investigación judicial dejó muy en claro que no fue en esta ocasión un descuido de la persona damnificada, o una negligencia en el manejo de sus datos, sino una cuestión de seguridad en el proceso bancario o de las redes involucradas.

“No solo creemos en el relato de la víctima, sino que nos cercioramos de que esas operaciones no son productos que compró ella ni gastó para sí; fueron con otros destinos, muy alejados de la víctima”, señaló.

Explicó que siempre es complicado seguir la ruta de ese dinero, pero aun así “algún nombre particular ya surgió en la investigación”.

“No hay para nada un indicio de que haya habido algún error o un dato que se pasó sin querer, o con intención. Claramente fue información utilizada en beneficio de otro, a partir de la obtención de datos de seguridad de la tarjeta, no porque lo haya divulgado la persona, ni voluntaria ni involuntariamente”, insistió.

Modus operandi

Ante las especulaciones respecto de cómo se concreta una maniobra de ese tipo -se sospecha por un lado una “clonación” de los datos de la tarjeta (skimming), por otro el hackeo de alguna cuenta o aparato tecnológico- el fiscal dijo que “es imposible saber con certeza el modus operandi”.

“Hay casos donde ocurre que se usa la tarjeta en el cajero y se copian sus datos, ha pasado con algunos turistas. Si se clonó en un comercio, o en un cajero, o se obtuvieron todos los datos para gastar electrónicamente sin tarjeta, es una certeza que no tenemos”, aclaró.

Indicó que también hay “casos en que sustraen dinero en cajas de ahorro”. Puso como ejemplo que “tuvimos este año dos hechos concretos de mucho dinero en el Santander y otro en el Hipotecario, se pudo comprobar en las investigaciones que fueron datos sustraídos. Hay casos más burdos y con víctimas más inocentes y otros más sofisticados, con una ingeniería en la que hay gente capacitada para sustraer datos a los usuarios o a los bancos directamente”.

“En algunos casos se puede determinar cómo fue, en otros no. No es tan dificultoso saber si la víctima propició o no una cosa así, eso se sabe rápidamente: por lo que se paga, por la ruta del dinero, por las personas físicas que intervienen”, enumeró.

Paulucci también alertó que “hay casos en que se puede dar con los autores y otros en que no, a veces se puede recuperar el dinero, y a veces no”.Fuente El Diario

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!