General Pico (Agencia) - Una disputa por la tenencia de un niño terminó de una manera sumamente preocupante, cuando una pareja de policías se “atrincheró” en una vivienda de Caleufú e inclusive realizó disparos al aire cuando otros efectivos pretendían recuperar al menor. Finalmente, los sospechosos fueron atrapados cuando pretendían fugarse en un vehículo. Ambos quedaron a disposición de la Justicia, mientras que el pequeño fue restituido a su padre hasta tanto se sustancie la investigación por una denuncia de maltrato infantil realizada por el hombre contra su ex pareja.

La disputa entre los padres del menor de edad viene de larga data, según indicaron las fuentes consultadas. Los padres decidieron poner fin a su relación y arreglaron un régimen de visitas compartidas. Aparentemente siempre hubo idas y vueltas problemáticas en cuanto a la entrega del niño, por lo que la situación era tensa. Días atrás el papá de la criatura la trajo a General Pico para que pase las vacaciones de invierno con él y fue allí cuando descubrió que presentaba marcas de golpes en su cuerpo, por lo que radicó la correspondiente denuncia.

Desde el Juzgado de la Familia y el Menor se actuó rápido y se ordenó que la víctima quede a cargo de su padre hasta tanto se sustancie la investigación y se determine qué fue lo que ocurrió. Esto no cayó nada bien a la madre del nene, una efectiva policial, quien aprovechó la visita de unos familiares para hacerse con su hijo y llevárselo hacia Caleufú, donde reside en una vivienda junto a su nueva pareja, también integrante de la fuerza.

Al descubrir lo ocurrido el papá del menor radicó otra denuncia, por lo que a solicitud de la Fiscalía una delegación policial viajó hacia el poblado antes nombrado, acompañado por asistentes sociales. Cuando se presentaron en el inmueble no fueron recibidos de buena manera y además escucharon disparos provenientes desde el patio del inmueble, por lo que decidieron retirarse para proteger al personal del Ministerio de Bienestar Social.

De todas formas las fuerzas del orden dejaron una guardia en el lugar, que minutos después observó cómo desde la casa salió un automóvil que se dirigió hacia una ruta aledaña alejándose de Caleufú. Tras una persecución, patrulleros lograron interceptar el auto particular, detener a los sospechosos y recuperar al chico, quien fue entregado posteriormente a su padre.

Los uniformados quedaron a disposición de la Justicia, en una causa que investiga la fiscal Ivana Hernández, de la Segunda Circunscripción Judicial, quien dispuso por otro lado que se deje una consigna en la casa donde ocurrieron los hechos, hasta tanto se realice un allanamiento en la misma en busca de material probatorio. Fuente El Diario