Jueves 20 de Enero de 2022

  • 21º

SALUD

21 de febrero de 2017

Joven de Alvear con cáncer por “cuestiones ambientales”

Mariano Yacucci lamentó que "el medio ambiente en nuestro pueblo tan lindo no está siendo bueno".

General Pico (Agencia) - Recientemente un adolescente que reside en Intendente Alvear atravesó un duro momento por cuestiones de salud. En un abrir y cerrar de ojos, sufrió la extirpación de un testículo y el sometimiento a sesiones de quimioterapia, a raíz de un carcinoma en dicho órgano.

Contó que su oncólogo le indicó que mismo se debió a cuestiones “ambientales” y le manifestó su preocupación por los reiterados casos de alvearenses cáncer que atendió en el último tiempo, el cual supera en proporción a los que se dan en una localidad similar como Eduardo Castex o un lugar más grande como General Pico.

El caso en cuestión es el de Mariano Yacucci, un adolescente de 18 años que nació en Entre Ríos pero se crió desde los 2 años en Intendente Alvear. A poco de festejar su último cumpleaños descubrió un extraño bulto en uno de sus testículos, algo que poco cambió para siempre su vida cuando supo que era cancerígeno.

“Un lunes por la noche estaba en mi casa, faltaba muy poco para mi cumpleaños, cuando me termino de bañar y me estaba secando noté que tenía algo en un testículo, un bulto como una lenteja, raro muy raro. Algo muy chiquito pero duro y me dolía. Como dos meses antes, cuando jugaba al fútbol en algún roce me quedaba doliendo”, le contó el joven al diario El Norte en Movimiento.

“Esa noche ya me daba cosa y ¿qué hacemos los jóvenes de ahora?, lo primero es buscar por internet y así lo hice, estuve leyendo bastante. A la mañana siguiente estando en el colegio le mandé un mensaje a mi mamá para que me saque turno con el médico. Ese martes voy al médico, Diego Delfino, y enseguida me manda a hacer una ecografía y el jueves voy a un urólogo a General Pico. Estuvimos ahí todo el día y por la tarde ya me dijo que me tenía que operar porque parecía un tumor, un quiste, estaba adentro del testículo y tenía que operarlo”, recordó.

Tras las evaluaciones “siete días después ya me estaban operando. El viernes de esa semana el urólogo me mandó al oncólogo y ahí nos dijeron que era un carcinoma, un tumor múltiple y era cancerígeno”.

Relató que tras la intervención quirúrgica “los estudios dieron bien, los análisis de sangre también, como que no tenía ningún otro tumor, ni nada, en mi cuerpo. Una tomografía salió con resultados positivos, pero igual me tenía que hacer las ‘quimios’, porque más allá que los elevadores tumorales no te marquen nada o que parezca que todo volvió a la normalidad, hay que estar muy atento con 
un cáncer, hay que prevenirlo”.

Yacucci admitió que no fue nada fácil la etapa de las quimioterapias, por los daños colaterales que las mismas provocaron en su cuerpo y por la pérdida del cabello, algo que lo afectó también en estado de ánimo. “Cuando volví al colegio ya estaba pelado, me daba cosa y me ponía algo incómodo notar que me trataban con algo de lástima, cuando necesitaba y quería que todo fuera normal”, indicó.

“Tuve miedo, mucho miedo”, admitió y se mostró afectado al conocer durante las sesiones a otras personas que padecían la enfermedad pero que se encontraban en estado más delicados de salud.

Contaminación en Alvear

Sin embargo, a Mariano lo sorprendió otro evento durante su tratamiento. “Lo que más me impresionó y me llamó la atención fue la cantidad de gente de Alvear que había. Qué raro, un día de quimio estábamos seis esperando la llegada del oncólogo y éramos cinco del pueblo. Cuando le conté a Matías (el oncólogo) de donde era me dijo: ‘otro más de Alvear, ¿sabés cuantos tuve ya, comparando con General Pico?’, reveló.

Además, contó que mamá “preguntó por el origen de mi problema y le respondieron que era ambiental. Una persona puede tener esta enfermedad donde hay muchos reactivos químicos y el campo tiene mucho de eso. Vivo muy cerca de un lugar donde se guardan productos y cosas de fumigación, los generadores también emanan mucha radiación, también el agua puede estar contaminada. No culpo a nadie en especial, pero hay mucho de eso”.

Agregó que “hay muchos nacimientos prematuros, bebés con deformaciones, que nacen y deben estar un mes en incubadoras, es muy normal con gente de nuestro pueblo, eso me lo contó un médico”.

“Me quedó la sangre en el ojo de ver tanta gente de Alvear con problemas de cáncer, es anormal, preocupante, para una población de diez mil habitantes más o menos. El oncólogo comparaba nuestro pueblo con Castex, por ejemplo, y la diferencia era abismal. El atendía varios casos de General Pico y muchos de Alvear. Estoy hablando de un solo profesional. Yo conocí a dos, a Matías Tosso, me atendía con él por la mañana, y también a Mariano Mandachain y este médico atendía por la tarde, vaya a saber cuántos de nuestro pueblo iban en ese horario y tantos otros con mayores posibilidades económicas que pueden estar yendo a otros centros de atención del país”, continuó.

“Después que pasó lo que pasó se ha dado el caso que en reuniones con amigos me preguntan por mi salud y ahí aprovecho para remarcar esto que está pasando en el pueblo. Hace poco una persona muy cercana a mí fue padre de un hijo prematuro, volvimos a tocar el tema y caemos siempre en lo mismo, que el medio ambiente en nuestro pueblo tan lindo no está siendo bueno. Hay muchas cosas con la salud que están pasando y son muy graves –remarcó-. Es cierto que se depende mucho de lo que haga o produzca el campo, pero hay medidas que no se toman para preservar la salud, incluso de los que trabajan en el campo”.

Su padecimiento y la realidad de Alvear marcaron a fuego a Mariano Yacucci, quien próximamente se irá a estudiar a Buenos Aires, pero tiene dudas respecto a si volverá o no a su pueblo. “Siempre pienso en lo que voy hacer, me gustaría volver como profesional y radicarme acá, aunque que tendrían que cambiar muchas cosas, especialmente lo relacionado al cuidado del medio ambiente, es un materia pendiente”, finalizó.

La preocupación por la contaminación ambiental, especialmente con productos vinculados al agro, no es exclusiva del adolescente, sino que es algo que se generalizó en Intendente Alvear, donde ya son varios los vecinos que informan a los medios diferentes episodios de afecciones en personas, animales o plantas por el uso de agroquímicos. Fuente El Diario

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!