Miércoles 12 de Mayo de 2021

  • 21º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

DESTINOS TURISTICOS

8 de noviembre de 2015

Punta Tombo

Un lugar especial para los pingüinos

Como en cada primavera, los pingüinos llegan a las reservas faunísticas de Punta Tombo y Cabo Dos Bahías, sobre la costa atlántica del Chubut, para dar inicio a la etapa de apareamiento, incubación y adiestramiento de nuevas generaciones. El lugar cuenta con una infraestructura para que los visitantes puedan recorrerlo sin causar un impacto en la fauna.

Como todos los años, los pingüinos de Magallanes llegaron a las reservas faunísticas de Punta Tombo y Cabo Dos Bahías sobre la costa atlántica del Chubut, para dar inicio a la etapa de apareamiento, incubación y adiestramiento de nuevas generaciones.

La reserva más visitada es la de Punta Tombo, ubicada 100 kilóme tros al sur de esta capital, por tener más accesibilidad a través de las rutas y además contar con una población muy numerosa que llega a superar el millón de ejemplares.

El área protegida de Punta Tombo posee una superficie de 210 hectáreas y llega a ser la más poblada del continente con más de un millón de pingüinos cuando la familia se completa.

Los ejemplares de "Spheniscus magellanicus", tal su nombre científico, son muy amigables y permiten que se les tomen fotografías, filmen o simplemente contemplen desde muy cerca lo que representa un valor agregado muy importante para los turistas, que previo a acceder al área de los nidos, pasan por el centro de interpretación.

Al atractivo central de los pingüinos se suma la coexistencia con una variada fauna de aves marinas como cormoranes, gaviotas cocineras, gaviotas australes, gaviotines, skúas y ostreros.

También merodean la reserva otras aves propias de la estepa patagónica como choiques, martinetas, chingolos y calandrias. Completa el cuadro de una activa colonia ecológica los mamíferos de la zona como guanacos, maras, zorros, piches y peludos.

Los primeros ejemplares en llegar son los pingüinos machos que comienzan de inmediato a reacondicionar sus nidos, y posteriormen te comienzan a llegar las hembras que ponen dos huevos y tras 40 días de incubación compartida con el macho, nacen los pichones.

Tanto las hembras como los machos preservan el nido y alimentan a los pichones con anchoítas y cala mar. Estos pichones nacen cubiertos de un plumón gris oscuro que en febrero lo mudan por un pluma je juvenil que les permitirá realizar sus primeras incursiones en el mar para buscar su propio alimento a la espera de adquirir el plumaje adulto que lo obtendrán, si sobreviven a las duras condiciones, recién el año que viene.

Además del centro de interpre tación ubicado en el acceso a Punta Tombo, la reserva cuenta con senderos que ordenan la circulación del visitante para evitar un impacto con la fauna. La reserva tiene un mirador y puesto de control desde el cual los guardafaunas hacen su tarea de control y existen bancos y áreas de descanso a lo largo del recorrido preparado también para personas con dificultades motrices.

La otra reserva que también se rehabilitada en breve es la de "Cabo dos Bahías", más al Sur

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!