Sábado 24 de Septiembre de 2022

  • 21º

CULTURA

24 de agosto de 2022

Cómo hizo Borges para afrontar su ceguera y no abandonar su pasión: los libros

24/08/2022 | 14:00



En 1977 Jorge Luis Borges realizó un ciclo de conferencias en el teatro bonaerense Coliseo y dedicó su último discurso a la ceguera, en la que habló sobre su "modesta ceguera personal": total de un ojo y parcial del otro.

En su charla, el escritor planteó que vivía en un mundo de colores y no en esa "ceguera perfecta en que piensa la gente", ya que, según dijo, comenzó a perder la vista cuando empezó a ver. Así, refiere a que "ese lento crepúsculo" inició cuando nació y se extendió durante más de medio siglo "sin momentos dramáticos".

Cabe resaltar que heredó la enfermedad de su familia paterna, ya que su bisabuelo, su abuela y su padre también la tuvieron.

A sus 78 años, reveló que todavía podía descifrar algunos colores, entre los que señaló el verde, el azul y el amarillo, color que "nunca le fue infiel", según expresó, y recordó su devoción de niño por quedarse en el zoológico ante la jaula de tigres y leopardos admirando "el oro" de aquellos animales.

Comentó que la gente se equivoca cuando imagina al ciego "encerrado en un mundo negro", y agregó que extrañaba el color negro y el rojo. Así, reveló que el mundo dell ciego es un mundo de neblina verdosa o azulada y "vagamente luminosa" y remarcó que dicho mundo "no es la noche que la gente supone''  

En 1977 Jorge Luis Borges realizó un ciclo de conferencias en el teatro bonaerense Coliseo y dedicó su último discurso a la ceguera, en la que habló sobre su "modesta ceguera personal": total de un ojo y parcial del otro.

En su charla, el escritor planteó que vivía en un mundo de colores y no en esa "ceguera perfecta en que piensa la gente", ya que, según dijo, comenzó a perder la vista cuando empezó a ver. Así, refiere a que "ese lento crepúsculo" inició cuando nació y se extendió durante más de medio siglo "sin momentos dramáticos".

Cabe resaltar que heredó la enfermedad de su familia paterna, ya que su bisabuelo, su abuela y su padre también la tuvieron.

A sus 78 años, reveló que todavía podía descifrar algunos colores, entre los que señaló el verde, el azul y el amarillo, color que "nunca le fue infiel", según expresó, y recordó su devoción de niño por quedarse en el zoológico ante la jaula de tigres y leopardos admirando "el oro" de aquellos animales.

Comentó que la gente se equivoca cuando imagina al ciego "encerrado en un mundo negro", y agregó que extrañaba el color negro y el rojo. Así, reveló que el mundo del ciego es un mundo de neblina verdosa o azulada y "vagamente luminosa" y remarcó que dicho mundo "no es la noche que la gente supone''.

 

El escritor señala un quiebre en 1955 "para los propósitos de la conferencia" y lo marca como el año en que supo que ya había perdido su vista "de lector y de escritor". Particularmente es el año en que la "Revolución Libertadora", tras el golpe a Juan Domingo Perónlo nombró director de la Biblioteca Nacional.

Lo primero que hizo en su cargo fue averiguar que había 900 mil volúmenes. "Poco a poco fui comprendiendo la extraña ironía de los hechos. Yo siempre me había imaginado el paraíso bajo la especie de una biblioteca. Era el centro de 900 mil volúmenes y comprobé que apenas podía descifrar las carátulas y los lomos", sostuvo. Así, Borges se dio cuenta realmente que la lectura de los libros le estaba prohibida.

"Cuando comprobé que ahí estaban los libros y que tenía que preguntar a mis amigos el nombre de ellos, recordé una frase que decía que cuando algo concluye, debemos pensar que algo comienza", reflexionó, y a partir de allí, decidió dedicarse de lleno al estudio de la lengua y literatura anglosajona y reemplazó el mundo de las apariencias por el mundo de lo audible.

"Escribí muchos poemas basados en esos temas y sobre todo gocé de esas literaturas. No permití que la ceguera me acobardara", aseguró. Además, siguió escribiendo y publicando libros durante sus años de oscuridad y hasta el fin de su vida.

En esa línea, explicó que la ceguera no fue para él una desdicha total y que no se la debe ver "de un modo patético", sino como un modo de vida

Además, añadió que "ser ciego tiene sus ventajas" y reconoció que le debe a su afección el estudio, el conocimiento y el goce de diversas cosas, entre las que destacó su libro "Elogio de la sombra", en el que escribió un poema (con el mismo nombre) que alude a su ceguera 

24/08/2022 | 14:00

  

FOTO: Jorge Luis Borges y su ceguera, ese lento crepúsculo.

 

En 1977 Jorge Luis Borges realizó un ciclo de conferencias en el teatro bonaerense Coliseo y dedicó su último discurso a la ceguera, en la que habló sobre su "modesta ceguera personal": total de un ojo y parcial del otro.

En su charla, el escritor planteó que vivía en un mundo de colores y no en esa "ceguera perfecta en que piensa la gente", ya que, según dijo, comenzó a perder la vista cuando empezó a ver. Así, refiere a que "ese lento crepúsculo" inició cuando nació y se extendió durante más de medio siglo "sin momentos dramáticos".

Cabe resaltar que heredó la enfermedad de su familia paterna, ya que su bisabuelo, su abuela y su padre también la tuvieron.

A sus 78 años, reveló que todavía podía descifrar algunos colores, entre los que señaló el verde, el azul y el amarillo, color que "nunca le fue infiel", según expresó, y recordó su devoción de niño por quedarse en el zoológico ante la jaula de tigres y leopardos admirando "el oro" de aquellos animales.

Comentó que la gente se equivoca cuando imagina al ciego "encerrado en un mundo negro", y agregó que extrañaba el color negro y el rojo. Así, reveló que el mundo del ciego es un mundo de neblina verdosa o azulada y "vagamente luminosa" y remarcó que dicho mundo "no es la noche que la gente supone''.

 

Mirá también

 

24 de agosto

10 perlitas imperdibles de Jorge Luis Borges en el Día del Lector

 

El escritor señala un quiebre en 1955 "para los propósitos de la conferencia" y lo marca como el año en que supo que ya había perdido su vista "de lector y de escritor". Particularmente es el año en que la "Revolución Libertadora", tras el golpe a Juan Domingo Perónlo nombró director de la Biblioteca Nacional.

Lo primero que hizo en su cargo fue averiguar que había 900 mil volúmenes. "Poco a poco fui comprendiendo la extraña ironía de los hechos. Yo siempre me había imaginado el paraíso bajo la especie de una biblioteca. Era el centro de 900 mil volúmenes y comprobé que apenas podía descifrar las carátulas y los lomos", sostuvo. Así, Borges se dio cuenta realmente que la lectura de los libros le estaba prohibida.

"Cuando comprobé que ahí estaban los libros y que tenía que preguntar a mis amigos el nombre de ellos, recordé una frase que decía que cuando algo concluye, debemos pensar que algo comienza", reflexionó, y a partir de allí, decidió dedicarse de lleno al estudio de la lengua y literatura anglosajona y reemplazó el mundo de las apariencias por el mundo de lo audible.

"Escribí muchos poemas basados en esos temas y sobre todo gocé de esas literaturas. No permití que la ceguera me acobardara", aseguró. Además, siguió escribiendo y publicando libros durante sus años de oscuridad y hasta el fin de su vida.

En esa línea, explicó que la ceguera no fue para él una desdicha total y que no se la debe ver "de un modo patético", sino como un modo de vida

Además, añadió que "ser ciego tiene sus ventajas" y reconoció que le debe a su afección el estudio, el conocimiento y el goce de diversas cosas, entre las que destacó su libro "Elogio de la sombra", en el que escribió un poema (con el mismo nombre) que alude a su ceguera.

 

En la conferencia, Borges refiere que la poesía no debe ser visual, sino auditiva, y evoca a Homero, el autor de "La Ilíada" y "La Odisea", quien también era ciego y también nombró a otros célebres escritores universales que tuvieron el mismo destino de no ver y que ello no les impidió seguir su curso en el mundo de las letras.

"¿Quién puede conocerse más que un ciego?", preguntó sin dar lugar a respuestas. "Para la tarea del artista, la ceguera no es del todo una desdicha: puede ser un instrumento", aseguró.

Señaló que "un escritor, o todo hombre", debe pensar que todo lo que le ocurre es un instrumento y que todas las cosas le han sido dadas para un fin, y en el caso del artista, según Borges, le ha sido dado "como arcilla, como material para su arte y tiene que aprovecharlo"

"Esas cosas nos fueron dadas para que las transmutemos, para que hagamos de la miserable circunstancia de nuestra vida, cosas eternas o que aspiren a serlo. Si el ciego piensa así, está salvado. La ceguera es un don", consideró.

Para dar fin a su conferencia, dijo: "He querido mostrar que la ceguera no es una total desventura, sino que debe ser un instrumento más entre los muchos, tan extraños, que el destino o el azar nos deparan".

Dos poemas de Borges que aluden a su ceguera 

"El oro de los tigres": Da cuenta de esa "relación amistosa" entre el amor y la fidelidad que le brindó el color amarillo en el curso de su vida y la devoción que tenía hacia los tigres. "Poema de los dones": Lo escribió en el año 1955, cuando, al ser nombrado director de la Biblioteca Nacional, se dio cuenta de la ironía que era el centro de 900 mil libros y no podía leerlos.Fuente Cadena 3

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!