Sábado 23 de Octubre de 2021

  • 21º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

DEPORTES

14 de julio de 2021

George Etzweiler: el runner de 100 años y su secreto para no parar de correr

Todas las semanas seis hombres de avanzada edad se dan cita para correr por las montañas de las afueras de State College, Pensilvania (Estados Unidos).

Son llamados «Los viejos de las montañas». Pero, es una equivocación llamarlos viejos. Ellos son corredores, miembros de un equipo de relevos que se están preparando para una carrera de 80 kilómetros. El corredor de menor edad, que entre ellos le llaman «el niño», cumplió recién 67 años. El de mayor edad, George Etzweiler, tiene 100 años, nació en 1920!

 

George es de baja estatura y respira como un tren de carga en apuros. Él direcciona a su equipo por carreteras llenas de curvas y caminos pedregosos para continuar con su entrenamiento para la 

ultra maratón de 80 km que cada año se celebra en Tussey Mountainback. Desde el año 2007, este anciano runner ha logrado motivar a otros compañeros de avanzada edad para que se levanten de sus sillones y correr esta carrera.

«Soy un fenómeno, ¿sabes?», nos cuenta. “Alguien me dijo una vez que era un monstruo de la naturaleza por lo que hago. No sé si es cierto o no, pero no hay muchas personas que tengan tantos años como yo y sigan viviendo, e incluso corriendo»

Su motivadora historia

Luego del entrenamiento de cada día, George se dispone a descansar antes de sentarse a comer y reponer sus fuerzas con un plato repleto de legumbres, arroz y verduras que se ha calentado en el microondas. Mientras tanto, mira con detención unos papeles cuadriculados, es su diario de carreras, que data del año 1969. Luego de anotar las divisiones de millas de su entrenamiento y el kilometraje total, saca otra carpeta de papeles. Estos son los récords que «Los viejos de las montañas»han logrado en distintas carreras.

 




 

George era un corredor deseoso de aquellas carreras locales. A sus 87 años de ese momento, vestía un chaleco naranja como voluntario para el turno de la mañana y dirigía autos. Cuando hacía esto, el director de la carrera se cruzó en su camino y le dijo: «¿No podría alguien reunir a un equipo de veteranos para correr 80 kilómetros en relevos?». George se sintió aludido. Tomó la guía telefónica y empezó a rastrear a los runners mayores de 65 años. Esa fue la parte complicada. Pero, George posee un don con las personaa, comportándose relajadamente. Su humor es legendario y su capacidad de persuasión, un poco agresiva hace el trabajo 

Su historia de amor

George asegura que su genética o solo su terquedad tienen que ver en su longevidad para correr. Pero, algo más ha jugado un papel indiscutible y es su romance que se remonta al año 1937. Este anciano corredor había salido del colegio y trabajaba para una compañía eléctrica, cuando por medio de un amigo conoció a Mary, una joven que necesitaba arreglar una luz de su casa y George la ayudó. Dos años después se encontraron cuando la Mary necesitaba ir a una reunión con amigos fuera de la ciudad y George, que acababa de comprar una camioneta, se ofreció para llevarla.

«Ella siempre me estaba motivando tanto en los eventos deportivos como en la batalla de la vida». Se casaron en el año 1942.

Cuando George comenzó a correr en 1969, Mary corría junto a él en sus primeras millas.

En julio de 2010, Mary fue diagnosticada con fibrosis pulmonar y en diciembre de 2010 falleció. Aunque ya no está físicamente, este corredor de 100 años aún habla con ella, cuando se encuentra corriendo, ya que siente que ella lo seguiría animando a que lo hiciera. “Siempre estoy pensando que ella me anima”, cuenta George.

George no para de correr

La Mountain Washington Road Race, es una carrera que se celebra cada año en las Montañas Blancas de New Hampshire en la que George corre solo, sin sus amigos del equipo. La prueba consta de poco más de 11 km, pero tiene un desnivel positivo de más de 1.500 metros hasta el punto más alto en el noreste de los Estados Unidos.Desde un comienzo, George va al lado de su nieto Bob, quien actúa como una mula de carga, cargando sus pertenencias y su limonada casera, lo único que bebe mientras corre. Muchos runners pasan junto a él, le toman fotos o le desean suerte. La palabra inspiración preocupa a George: «Aún no he muerto».

 

Pero, la gente no sabe su historia. No ven al corredor de todos los días, que podría haber renunciado a correr hace varios años, por ejemplo, cuando se jubiló en 1993 o cuando Mary falleció. Ellos ven a un héroe, a un ícono, subiendo la montaña hasta que finaliza en un tiempo de 4:04:48, un minuto más rápido que el año pasado.

Este año, George no ha participado en la carrera luego de su cancelación debido a la pandemia, pero sí que ha estado junto a su equipo y con mascarilla incluida, en la Tussey Mountainback de 80 km donde ha sido el participante con mayor edad de toda la carrera y que completaron en un tiempo de 11 horas.

Cabe recordar que solo tiene 100 años. Definitivamente, un gran ejemplo a seguir. 

  •  

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!