Domingo 25 de Julio de 2021

  • 21º
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

18 de febrero de 2021

Vieja estancia cerca de Viedma, una mujer millonaria y la casona “en medio de la nada”

Estancia La Matilde, situada en el paraje Cubanea, a poca distancia del Destacamento de Policía, construido en los años 1937 y 1938, y poco menos de 60 kilómetros de la ciudad de Viedma, en dirección a General Conesa por la ruta nacional 250.

Domingo, fresco y lluvioso, especial para descansar. Tal vez por eso quienes viven en un sector de la vieja casona no escucharon los insistentes llamados del periodista, que después de esperar un buen rato optó por desandar la ruta nacional 250 y volver a la capital rionegrina, en medio de la lluvia, prometiendo regresar cuando cese un poco la pandemia.

Poco antes, atrás en el camino, quedaron la antigua construcción y numerosas maquinarias y herramientas rurales al frente y en un costado de la edificación. “En otra ocasión, volveré”, dijo el cronista.

 “Una estancia mítica del tiempo”, consigna una extensa nota, titulada “Viaje a La Matilde, un rincón patagónico”, publicada la semana pasada por Alberto Moroy en El país viajes.

A continuación parte de esa nota (el texto completo está en la referida publicación) 

Hoy contaré un poco de esta mítica estancia, que fue propiedad de la joven Matilde Devoto, allá por 1904, ubicada en las puertas de la Patagonia.

Cuanto más se aleja uno de esta zona hacia el Sur, las chacras se diluyen, en medio de los canales de riego, dejando espacios para el sembradío de cebollas y establecimientos ganaderos. La Matilde es el viejo nombre de un establecimiento agropecuario que tuvo su fama allá por 1905. Está ubicada en el km 12 de la ruta 250 que une la ciudad de Viedma con General Conesa y a 60 de Viedma.

En las proximidades se encuentra Cubanea, un poblado fundado a mediados del siglo XIX por un grupo de colonos  italianos que conformaron la colonia agrícola de Cubanea en 1862; algunos de ellos, soldados de Garibaldi, que antes arribaron a Bahía Blanca.

Solo hay que imaginarse lo que era esa zona antes de la Conquista del Desierto, campaña militar llevada a cabo entre 1878 y 1885 por el general Roca, para preguntarse como Matilde Devoto fundó un establecimiento en esta especie de desierto, cuando tenias campos importantes por toda Argentina.

En la escritura, perteneciente al vecino Jorge Peña Perón, sobrino del General Perón (además parecido de cara) se podía leer  “El 14 de junio de 1901 el presidente de la Nación Argentina, general Julio Argentino Roca, ante el escribano mayor de Gobierno extiende escritura de propiedad a  nombre de la señora Matilde Devoto de Ciovini, en amortización de certificación de la “Expedición al Desierto”, abajo su firma.

Pocos saben que Roca fue el padrino de Matilde y seguramente los hermanos Devoto (padres y tíos de Matilde) quienes con su fortuna financiaron parte de la Campaña del Desierto. Lo notable de estas escrituras es que en la época posicionaban el campo mediante teodolito (Instituto Geodésico Militar) con bastante precisión, dejando los cálculos trigonométricos en lápiz como anexo de la escritura. Antes se publicaban los edictos oficiales solicitando la medición. Como dato de color, lo llamativo era que la referencia para la época no era el meridiano de Greenwich (meridiano cero adoptado en 1884) sino Paris (meridiano que pasaba por el Observatorio de París).

Por ese entonces la tierra no valía nada y por algún raro designio uno de los hermanos Devoto le regala una fracción de campo a su hija Matilde, por entonces de 29 años. En agosto de 1904 doña Matilde Devoto de Ciovini se apersona con el abogado Manuel Cruzado para que solicite a quien corresponda el nombramiento del agrimensor Wenceslao Castellanos para que proceda al deslinde de esta propiedad.

El tren llegaba hasta Bahía Blanca si se quería viajar hasta Carmen de Patagones y la travesía duraba cuatro días en galera  y otro más para llegar hasta la propiedad. La otra forma de viajar era en vapor, desde Buenos Aires a Carmen Patagones y luego en galera.

En el medio de la nada, Matilde Devoto decide construir una casa fastuosa con un dejo de eclecticismo, alrededor de 1901/1904, de al menos 600 metros cuadrados con un galpón de esquila al fondo, donde se esquilaban hasta 6.000 ovejas y un amplio albergue para peones, que por su dimensiones parecía un hotel. ¡Seguro que la casa y galpón costaron más que el campo! porque poner el material en esa zona solo es imaginable remontado el río Negro en vapor y desembarcado en las proximidades. Otra forma poco probable hubiese sido en interminables viajes de carreta.

Una joven dama

Matilde era una joven dama de la burguesía acaudalada del Buenos Aires de principios del siglo 20. Había nacido en 1872.  En muchas publicaciones de principios del siglo 20 se menciona a don Antonio Devoto (su tío) “como uno de los hombres más ricos de Sudamérica”. Es significativo que en los mismos años en que Matilde Devoto, su sobrina, puso en marcha el establecimiento que lleva su nombre en cercanías de Viedma, Antonio y su hermano Bartolomé fundaron una sociedad anónima de explotaciones ganaderas en Trenel, La Pampa.

También hizo donaciones: una escuela, un asilo y la iglesia del naciente barrio de Devoto, en la ciudad de Buenos Aires. Los Devoto fueron, también, fundadores del poderoso Banco de Italia y Río de la Plata y de la Asociación de Beneficencia Italiana, propietaria del Hospital Italiano de Buenos Aires. También los gestores del monumento a Colón, donado por la comunidad italiana de Buenos Aires, ubicado hasta hace poco en los fondos de la Casa Rosada y que por estos meses por su traslado intempestuoso la noticia ocupa varios titulares en los diarios de la vecina orilla.

Lo que queda de la estancia La Matilde

Esas 13.000 hectáreas se dividieron en tres campos, dos de ellos ocupados por los sobrinos del general Perón y el tercero por mi cuñado. Tiene una carretera asfaltada en la puerta (ruta 250), luz eléctrica y gasoducto (alta presión) al veril de esta, lo que permitiría vía una reductora, utilizarlo para cualquier tipo de emprendimiento comercial. Hay canales de riego por gravedad por todos lados. El gobierno de Perón diseñó las obras de regadío, por intermedio de la empresa estatal Agua y Energía Eléctrica (hoy IDEVI), que comienzan a ejecutarse en el verano de 1951 al 52.

Sin embargo, lo que debería haberse convertido en un vergel es infrautilizado como campo ganadero (10 ha por animal)  debido al alto costo que significa sembrar y cosechar en una zona alejada de los centros de siembra, con la impronta de jabalíes que  hacen estragos en algunos sembradíos y los precios políticos que están haciendo inviable casi toda la producción agrícola y comercial.

La casa principal sigue en pie aunque deteriorada y quedó en el campo del vecino (Peña – Perón). Las habitaciones del personal ya no existen y si el galpón de esquila, aunque bastante desvencijado, que está en uso para otros fines. La zona de los corrales y la manga era el camino obligado de las carretas que viajaban al Sur, así hay restos de las mismas por varios lados. Fuente Masrionegro

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!