Lunes 19 de Abril de 2021

  • 21º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

16 de enero de 2021

La Fiesta de la Torta Rusa

PERU RINDE TRIBUTO A LAS ABUELAS INMIGRANTES DE LOS ALEMANES DEL VOLGA

Desde hace diez años, cada primer domingo de septiembre, en Perú se celebra la Fiesta de la Torta Rusa. La décima edición (2020) se suspendió por pandemia y también resulta incierta la de este año. «Podríamos programar un almuerzo con protocolos y cuidados, pero parece difícil que podamos organizar el tradicional baile» reflexiona Roberto Kronemberger, intendente local.

Durante las primeras décadas del siglo XX se formaron en el sur pampeano colonias de alemanes del Volga, una de las corrientes inmigratorias predominantes en nuestra provincia. «Observamos que hay entusiasmo por las tradiciones y decidimos programar algún encuentro que tuviera continuidad y nos identificara como pueblo y zona de alemanes: siempre estuvimos enfocados en revivir las costumbres, usar las ropas típicas de nuestra colectividad y reflotar la gastronomía» tradicional.

La prioridad era «encontrar un tema que identificara a nuestras abuelas». Mediante una serie de consultas descubrieron que el recuerdo sobresaliente en la colectividad aludía a la tradicional torta rusa (rübel kucher). «A la primera edición asistieron apenas 300 personas, pero tuvo una extraordinaria repercusión» y las sucesivas ediciones congregaron a grupos de danzas de todo el país. Kronemberger cuenta que el crecimiento obligó a «acondicionar un galpón del ferrocarril, que cuenta con unos 1.800 metros cubiertos y capacidad para 1.200 personas».

La mística del galpón.
El éxito resultó rotundo y «en las últimas ediciones las entradas se agotaron en solo una semana». A la Fiesta de la Torta Rusa llegan desde Chaco, Entre Ríos, Córdoba, Neuquén, el Alto Valle de Río Negro y el oeste bonaerense. Antiguamente, los bailes alemanes se realizaban «en galpones de las chacras, adonde cada uno iba con su farol. Y cuando podían, utilizaban algún galpón del ferrocarril».

A diferencia de otras celebraciones típicas ésta se desarrolla al mediodía y consiste en «un almuerzo con baile, para que pueda asistir toda la familia, especialmente los abuelos que llegaron desde Rusia y nos guían en estas actividades». Y la infraestructura ferroviaria está destinada «a conservar la mística del galpón, donde siempre se hicieron los bailes alemanes». Décadas atrás, por falta de trabajo y otras cuestiones «las familias se dispersaron y por eso nuestra fiesta sirve como un espacio para reencontrarnos».

La polka y la gastronomía tradicional conforman el centro de atención: se sirven empanadas típicas (krautpirok, masa de levadura rellena con repollo, carne y morrones) y la auténtica salchicha alemana, acompañada con chucrut y ensaladas. «De postre servimos torta rusa, y sobre media tarde la merienda tradicional: mate cocido con leche y tortas fritas (con bicarbonato, como hacían las abuelas)».

Perú  al sur de Santa Rosa, sobre la ruta nacional 35 y es una de las poblaciones más postergadas de la provincia. No obstante, a fuerza de tesón y voluntad sus pobladores recrearon mediante una celebración tradicional el espíritu emprendedor de los pioneros que contribuyeron al desarrollo de La Pampa. Esos «rusos» entrañables, que trabajaban de sol a sol y después iban a baile llevando su propio farol. Fuente La Arena

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!