Sábado 28 de Noviembre de 2020

  • 22.5º
  • Algunas nubes
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

10 de mayo de 2020

¿Se preguntaron alguna vez cuánto cuesta correr en Midget?

Fernando Rodríguez (chasista), Luciano Boccacci (motorista) y Brian Altamirano (piloto) fueron las fuentes de consulta para confeccionar un presupuesto y tomar dimensión de cuánta inversión requiere un auto listo para para presentarse en pista.

Con más de 100 máquinas en parque, el Midget reafirma año tras año aquella teoría que lo define como un "raro habit" dentro de las disciplinas deportivas de la ciudad.

   A lo largo de sus 65 años de historia, la divisional sobrevivió estoicamente a todo tipo de crisis. Y no caben dudas que, por su alcance y popularidad, este cimbronazo del coronavirus no será la excepción...

   Tampoco se puede negar que la realidad sacudirá la billetera. Pero, como ya quedó demostrado, la categoría le hace frente a todo.

   A propósito, respecto de su economía, alguna vez se preguntaron ¿cuánto cuesta armar un Midget? O ¿cuánto hay que desembolsar para afrontar un campeonato?

   Ante la curiosidad acudimos a las fuentes: el chasista Fernando Rodríguez, el motorista Luciano Boccacci y el piloto Brian Altamirano. A partir de ellos pudimos elaborar un presupuesto acorde para alistar en pista un auto completo. 

"Una moneda"

   Antes de iniciar la sumatoria de elementos y precios, Fernando Rodríguez, chasista campeón, anticipó: "Algunos cobran más y otros menos".

   "Por un lado tenés lo que llamamos el chasis, que sería el toscano (la base) con la jaula antivuelcos, las puertas y las defensas laterales. A eso sumale la cañonera, los tensores, las parrillas de suspensión, las punta de ejes y los anclajes. Todo    ese sistema, sin accesorios, más o menos se cobra $120.000", afirmó FR.

   Después hay que sumarle todo lo accesorio.

   "Sistema de dirección, volante y su extractor, amortiguadores y espirales ($32.000, entre ambas), radiador, tanque de combustible y transmisión. Por ejemplo, hoy un chancho con reductora ronda en los $45.000. También tenés el cardan y el diferencial (Di Tella, el que utiliza el 90% de la categoría), con el núcleo y los palieres. Sumale las masas traseras del diferencial, que tiene varios fabricantes, que ronda en los $30.000. En síntesis, una transmisión completa, con todos sus elementos, costaría 100.000", detalló.

   ¿Van llevando la cuenta? Preparen la calculadora que la sumatoria sigue...

   "El capot sale alrededor de $7.000; una bomba de nafta, $24.000; las cubiertas 

delanteras, que son originales de Fiat 600, $12.000 cada una (con llanta); y las traseras, $5.500 cada una. La instalación eléctrica, $7.000; chaperío, $10.000; ploteo, $15.000 y pintura, $8.000 el litro. Además, tenés las cosas chicas, que las empezás a sumar y también es una moneda", dijo.

   "Nosotros calculamos que en el chasis te gastás $600.000. Obviamente conseguirás autos por menos plata. Pero si vos hoy salís a armarte algo de cero, y con buenas pretensiones, te gastás esa plata", cerró. 

"Y así seguimos..."

   Pasando al corazón del midget, el motor, elemento al que no se le puede escatimar si hay grandes aspiraciones, el responsable de orientarnos es Luciano Boccacci.

   Lucho, motorista campeón con Claudio Roth en las temporadas 2014/15 y 2017/18, hoy está "retirado" del rubro, aunque continúa haciendo trabajos.

   "Empezás con el semiblock, que lo comprás en un desarmadero o en un autopartes. Ahí te gastás entre $15.000 y $20.000. A eso agregale la rectificación de todo tipo de mecanizados, la tapa de cilindros y demás que, sumado a la mano de obra, está entre los $40.000 y $60.000", indicó.

   "Las bielas especiales (pueden ser comunes también) cuestan entre $60.000 y $120.000; el kit de cuatro pistones, pernos y aros, entre $25.000 y $38.000; la bomba de aceite, que podés usar una original, cuesta alrededor de $15.000; el cárter de aceite, que se manda a hacer, más o menos unos $10.000. El carburador, un Weber de 40 a 40, cuesta entre $15.000 y $25.000. Y eso lleva la torreta del múltiple, de unos $10.000 a $20.000", detalló.

   No cierren la cuenta, aún queda mucho... 

 "Elementos de la tapa de cilindros: árbol de leva, $18.000; resortes de válvulas especiales, $20.000; platillo y traba de válvula, más botadores, $19.000; bujías y cable de bujía, $3.000. Un múltiple de escape ronda entre los $14.000 y $40.000, dependiendo si es caño negro o de acero inoxidable. Silenciador, de $2.000 a $5.000", prosiguió Boccacci.

   Para esa altura, muchos ya lo habrán descartado. Pero no olviden que se están especificando elementos de primera línea. Como remarcó FR, que también es aplicable al impulsor, se puede economizar en algunos elementos.

   "Otra parte fundamental es el volante del motor de acero y el embrague completo multidisco: $65.000. En total, contando la mano de obra del preparador, para armar un buen motor el costo ronda entre $550.000 y $600.000. Eso sin contar eventualidades de competencias", cerró.  

Es optativo"

   Por si todo lo enumerado fuese poco, restan por mencionar los elementos de seguridad requeridos, todo por el reglamento FIA, para el cuidado del piloto.

   "En elementos, los gastos son relativos. Se pueden conseguir cosas más baratas. Lo que te digo es de acuerdo con lo que uso, según precio de mercado de la temporada pasada. Para este año, debe haber aumentado todo", aclaró Brian Altamirano.

   El detalle: "Butaca, aproximadamente $30.000; cintos, $15.000; casco, $60.000; cuello Hans, $30.000; guantes, $2.000; antiparras, $3.000; botas ignífugas, $7.000 y buzo antiflama, $60.000".

   A esto hay que agregarle gastos administrativos y variados.

   "Licencia del piloto, el año pasado costó $12.000 pesos; inscripción al campeonato, $18.000; seguro por fecha, $1.800 y nafta, unos $1.000 por fecha", puntualizó.

   "Además -agregó- el que debuta tiene un costo adicional, porque tiene que pagar el sensor y el box del CMS".

   Pasando en limpio, sin considerar impacto "coronavirus", presentar un Midget de primera línea en pista requiere una inversión mínima superior al millón de pesos; sin contar el adicional referido a la seguridad del piloto. 

Algunas salvedades. En principio, tal como coincidían FR y Bocacci, se podrá abaratar presupuesto optando por elementos de menor calidad e inferior preparación, aunque ello tendrá notable incidencia en resultados.

   Otra cuestión, no menor por cierto, no todos los pilotos delegan la atención completa del auto. En tal sentido, quienes metan mano en el chasis o el motor, solo tendrán gastos de repuestos, ahorrando en mano de obra.

   ¿Es realmente un hobbie caro? Interrogante de respuesta discutible.

   Aunque los números contradicen la realidad: el peso argentino vale cada vez menos y el ranking del Estival 2019/20 presentó 104 máquinas listas para largar, con un promedio de casi 90 autos por fecha. 

 

Fotos: Emmanuel Briane- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »