13 de septiembre de 2018
Arturo Umberto Illia Presidente constitucional de la República Argentina (1963-1966)
"Esta es la hora de la gran revolución democrática, la única que el pueblo quiere y espera; pacífica sí, pero profunda, ética y vivificante, que al restaurar las fuerzas morales de la nacionalidad nos permita afrontar un destino promisorio con fe y esperanza."

Arturo Umberto Illia (1900-1983), político y médico argentino, presidente de la República (1963-1966). Nació en Pergamino, Buenos Aires. Abandonó la profesión médica por la política. Senador provincial (1936), vicepresidente del Senado (1938), vicegobernador de la provincia de Córdoba (1940-1943) y diputado nacional (1948), fue elegido en 1963 presidente de la República como candidato de la Unión Cívica Radical del Pueblo. Durante su mandato, gobernó mediante una política de corte ligeramente nacionalista y rescindió contratos con empresas extranjeras. Fracasó en su intento de llevar a cabo ciertas reformas económicas y sociales por falta de apoyo parlamentario y por la oposición militar y justicialista. El triunfo de los justicialistas en las elecciones legislativas de 1965 y el rechazo al regreso de Juan Domingo Perón provocaron el golpe de Estado del general Juan Carlos Onganía (1966) que le derrocó. Murió en 1983 en Buenos Aires. 

POLITICA ECONOMICA

1) La actividad económica global: El aumento de la producción, según los datos el Banco central, en los años 1964 y 1965, registra cifras sumamente elevadas: 10,3% y 9,2% respectivamente. Revirtiese la recesión de los dos años precedentes en que esas cifras fueron negativas en 1963.

2) La actividad industrial: Los detractores del gobierno han insistido reiteradamente en que esos altos índices de crecimiento se debieron al aumento de las cosechas y al estímulo que ellas ejercieron sobre el resto de la actividad. Esta afirmación es inexacta, ya que el empuje provino de la parte más dinámica de la producción, el sector industrial...Resulta de interés reseñar que la inversión en maquinarias y equipos experimentó un aumento considerable muy próximo al 20% en los dos años mencionados, lo que significa que se produjo una capitalización importante durante ese lapso.

3) La distribución del ingreso: En el curso del período analizado, se obtuvo una manifiesta mayor equidad en la distribución del ingreso, en beneficio de la población de menores recursos. Este efecto se produjo, lo que es fundamental, sin interferir en el crecimiento de la riqueza general. Los salarios reales aumentaron, por dos causas que actuaron en la misma dirección: el crecimiento del Producto Bruto Interno y la proporción en que participaron los asalariados.

4) Las reservas externas: En este aspecto, el resultado de la gestión es altamente favorable. Se produjo un aumento de las reservas brutas y de la posición neta del Banco central, al propio tiempo que una apreciable disminución de la deuda externa y un mejor ordenamiento de sus vencimientos. En primer lugar, la mejora se produce al propio tiempo que se sustancia el crecimiento de la actividad económica, especialmente en el sector industrial, el cual supone un aumento más que proporcional de las importaciones de materias primas y de productos semiterminados requeridos para el crecimiento el ritmo productivo. Además, debe tenerse en cuenta que el período coincide con el deterioro de los términos del intercambio para las exportaciones realizadas por el país. Deuda externa (millones de U$S corrientes)

 

Sector público

Sector privado

Total

Al 31/12/63

2.106

1.284

3.390

Al 31/12/65

1.686

964

2.650

Por primera vez, después de muchos años, se redujo el endeudamiento externo. Para obtener esas mejoras no hubo necesidad de proceder a fuertes desvalorizaciones de la moneda, que ocasionan elevados aumentos en los precios de productos de exportación en el País.

CULTURA Y EDUCACION

Durante el gobierno de Illia, la porción destinada a educación y cultura fue la más alta de la historia argentina, con un 25% del presupuesto nacional. La suma invertida en construcción de establecimiento escolares se multiplicó por diez. En el sector de la educación primaria, se construyeron nuevos edificios escolares, la mayoría en el interior del país. Se instalaron 1500 comedores escolares y se les proveyó de guardapolvos, equipos de gimnasia a más de 50.000 chicos y útiles escolares a unos 500.000 niños. Sólo en la égida de Capital Federal y conurbano fueron puestos en funciones 12 centros médico-odontológicos para controlar la salud de los escolares. El impulso dado a la educación técnica registró un aumento del 620% en el rubro inversiones para la incorporación de equipos en talleres y laboratorios, creciendo también en un 320% el capital aportado para el funcionamiento de comedores para estudiantes secundarios del medio rural. La universidad tampoco escapó al cambio ya que su autonomía le permitió avanzar en un nivel de enseñanza que estaba siendo reconocido a nivel mundial, tal es así que de 1963 a 1966 se graduaron unos 40.000 alumnos en la Universidad de Buenos Aires, es decir la cifra más grande en toda la historia de esa alta casa de estudios, y ya se estaba iniciando la construcción de la ciudad universitaria.

El país se lanzó a un intensivo programa de alfabetización., para erradicar el analfabetismo y el semianalfabetismo. Incluso se llegó a establecer en la Antártida Argentina una biblioteca pública, avanzada cultural primera en su género y al inmediato servicio del personal científico y armado allí destacado. 

LEY DE MEDICAMENTOS

Al asumir el gobierno, y luego de analizar los distintos caminos a seguir, Illia había considerado oportuno formar una comisión presidida por un profesor de Farmacología de la Universidad de Buenos Aires, con el fin de estudiar la calidad de los medicamentos, se llegó a la conclusión de que varias fórmulas no contenían ni los ingredientes ni las drogas que mencionaban los prospectos que habían servido de base para obtener la autorización de venta por el ministerio de Salud. Los remedios se vendían con un margen de ganancia superior al 1000 por ciento. Inmediatamente se envió un proyecto de ley al Congreso estableciendo que, mientras se continuara con el estudio, se congelaría el precio de los medicamentos, los laboratorios pegaron el grito en el cielo. “Este es un gobierno dirigista que se inmiscuye en la elaboración de las medicinas, cuando somos nosotros, los expertos internacionales, los que debemos ocuparnos de ello “le dijo a Illia una delegación de los laboratorios que lo visitó en la Casa de Gobierno-. La respuesta de Illia fue contundente: “cada uno de ustedes tiene seis meses para presentarnos una declaración jurada en donde interpreten y afirmen cuál es la calidad de su medicamento y la composición de su costo de producción. Con esa documentación hablamos, mientras tanto los precios siguen congelados”. Jamás presentaron un papel.

ANULACION DE LOS CONTRATOS PETROLEROS

Una de las promesas de Arturo Illia durante la campaña electoral de 1963 fue la de anular los contratos petroleros que había suscripto el ex presidente Arturo Frondizi con la Banca Loeb y con la firma Panamericana, las que en su momento solo invirtieron en conjunto 50 millones de dólares, en lugar de los mil millones anunciados. La razonas para proceder a la anulación de los contratos fueron varias:

  • El anterior presidente Frondizi se comprometió para estar al frente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, sin acordarse de que ya había nombrado a Arturo Sábato.

  • YPF era una autoridad autártica y el Poder Ejecutivo, necesitaba de la autorización del Congreso Nacional para aprobar los contratos que el mismo Sábato se ocupo de aprobar.

  • Los contratos poseían una cláusula conocida como “cláusula de la hipocresía”, la cuál disponía que las empresas extranjeras se quedarían con las riquezas de los pozos hasta su agotamiento.

Por su parte, la Argentina pudo sobrevivir sin la ayuda de los empresarios petroleros del país del Norte. Y así lo corroboró años más tarde la Subsecretaría de Energía, cuyos datos ubicaron a la producción de petróleo en 15.613 millones de metros cúbicos en 1962, es decir en pleno a auge de los contratos, y en 16.655 millones de metros cúbicos en 1966, es decir en pleno auge de YPF.  

Conclusión

Arturo Umberto Illia como médico fue un profesional excelente, como político fue honesto y siempre se basó siempre en los regímenes de los ideales románticos de los radicales, fundados por Yrigoyen. Apoyo fuertemente como presidente a las instituciones médicas y educacionales, dándole a la Argentina el nivel educacional mas alto de su historia, nunca negoció con autoridades extranjeras que se empeñasen en hacer trampas a los contratos en fin de beneficiarse inadecuadamente, duramente criticado por el exterior capitalista y la prensa, de criticarlo por lento. Esto concluyó con el Golpe de Estado, el cuál los militares creyeron necesario, al no estar de acuerdo con sus posturas. Lucho hasta el ultimo momento en el sillón de Rivadavia para llevar adelante al país acusando de cobardes a los que lo obligaron, a abandonar la presidencia dirigiéndolo hacia Olivos en contra de su voluntad. Fuente Página Web - Arturo Humberto Illia



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

MÚSICA VARIADA

de 12.00 a 16.00

 

ENCUESTA

 
Contanos como lector, ¿estas conforme con las noticias que publicamos en nuestro diario?

Si

33,33%

No

0,00%

Me intereseria mas del ámbito político

0,00%

Me interesaria mas del ámbito deportivo

0,00%

Me interesaria mas del ámbito social

0,00%

Me interesaria mas el ámbito local

66,67%

       
 
 

NUESTROS OYENTES

   

HORÓSCOPO

 
Piscis
 


FM SONIDOS - 102.3 mhz - Guatrache - La Pampa - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet