30 de diciembre de 2017
La entidad le hizo un reconocimiento a sus últimos campeones.
Un homenaje con sabor a renacimiento en el Club Unión de Bordenave

Por Gino Mondino

Especial para La Nueva.

   Con todo el pueblo pendiente, el Club Unión de Bordenave reencontró a jóvenes del club y homenajeó a los campeones de 1979, en una tarde en la que volvió a brillar el sol.

   La institución se fundó en 1930 y, después de 17 años en blanco, volvió a tener actividad durante 2017.

   “La iniciativa se dio porque este equipo es una generación dorada para Bordenave”, comentó Diego Reyes, que con mucho esfuerzo reunió a casi todos los campeones, enmarcando una jornada a pura música, fútbol y relatos en vivo.

   Además, el responsable de este suceso contó que comenzaron con algo pequeño, queriendo concentrar a los jóvenes que hoy juegan en Primera en otras instituciones, quienes lograron muchos campeonatos en las inferiores, y luego le sumó el condimento del homenaje a los últimos campeones del club. 

Los exjugadores y exdirigentes se juntaron recordando ese tan glorioso campeonato.

   “Es una emoción inmensa reecontrarse con tantos amigos”, expresó Ventura López, vicepresidente del club en ese año tan memorable.

   En el final de la jornada se realizó un partido amistoso entre Gimnasia y Esgrima de Darregueira y Unión de Bordenave, donde el local logró la victoria.

   En el encuentro se destacó la presencia de Nicolás Kissner (actualmente jugador de Excursionistas), quien realizó las inferiores en el club.

   Además, el arquero de esa tan recordada temporada se calzó los guantes, el buzo y defendió los colores que tanto quiso.

   “En definitiva, comencé mi carrera futbolística en Unión y la concluí hoy aquí”, declaró Carlos Cochella, uno de los mejores arqueros que tuvo la institución. 

En el presente, el club logró mejorar mucho las instalaciones. La idea de lograr un equipo de Primera para jugar la Liga de Coronel Suárez es un sueño alcanzable, del cual todos los habitantes están expectantes y ansiosos; pero como dice el refrán: “más vale pasos cortos, pero firmes, que pasos largos y sin equilibrio”.

Una generación que dejó una gran huella

   En medio de los actos, los recuerdos comenzaron a fluir. Un equipo aguerrido, con hambre de gloria y muchos chicos que soñaron noches enteras con esa copa de 1979. La misma, hoy se muestra con mucho orgullo en la cantina del club, cuyas paredes continúan sintiendo lo complicado que fue ese torneo, con un arranque que no fue el mejor, pero que se estabilizó con la buena relación dentro del vestuario y los grandes jugadores que entraban a la cancha. 

“Un equipo que se conocía de memoria, con una defensa muy dura y con tres delanteros natos: esas fueron tres claves importantes para lograr el título”, comentó Cochella.

   Tras terminar tercero en la fase clasificatoria, y lograr el pase a la Liguilla, Unión dio un gran salto, perdió sólo un partido y llegó a una final que todos recuerdan con mucho orgullo.

   Un sábado lluvioso, la cancha llena, todo el pueblo ayudando a llevar arena a la cancha, sacando el agua a baldazos, son los recuerdos que se le vienen a la cabeza a José Luis Calatrava, el utilero histórico del club.

   El encuentro terminó con un contundente 3-1 contra su rival directo La Angelita, gracias a los goles de Rodolfo López (2) y Gustavo Fernández. 

Un experto entre los tres palos

   Carlos Cochella tiene una rica historia en el fútbol. Debutó en Unión de Bordenave a los 16 años, con un arranque que no fue bueno, pero luego demostró que estaba a la altura del club. 

En 1982, este gran arquero llegó a Capital Federal a cumplir un sueño: jugar en River Plate. Allí disputó algunos partidos en Reserva y compartió vestuario con el gran Sergio Goycochea.

   El mal momento institucional del club lo llevó a estar en el banco de Primera, como suplente de “Goyco”, hasta poder debutar en un amistoso y compartir equipo con Enzo Francescoli.

   Luego, su carrera siguió por Nueva Chicago, donde se destacó y demostró qué tipo de arquero era.

   En el Torito de Mataderos consiguió el ascenso a la B Nacional (temporada 91-92) y alcanzó su época dorada.

   Además, jugó en equipos como Douglas Haig de Pergamino, Deportivo Norte de Mar Del Plata, Kimberley, Germinal de Rawson y concluyó su carrera profesional en Bolivia en el Stormers, en 1996. Fuente La Nueva



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

TODA LA MÚSICA

de 12.00 a 13.00

 
 

NUESTROS OYENTES

   

HORÓSCOPO

 
Géminis
 


FM SONIDOS - 102.3 mhz - Guatrache - La Pampa - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet